lunes, 25 de enero de 2010

Sabiduría






Creo que la sabiduría aparece cuando uno no espera nada del otro. Se atreve a esperar del otro cualquier cosa y trasciende la peor de las puñaladas.

Es más, va hasta la escena del crimen para anoticiarse. Mira al otro estoico e invulnerable. Levanta su remera y pide unos buenos fustazos.

Luego lo mira, se levanta y se va. Como si no hubiera pasado nada, aunque se lleva el dolor para siempre.

Sería saludable trascender la expectativa sobre el comportamiento del otro y ascender así a esa instancia de desarrollo humano.

Tal vez el propósito de la evolución del ser sea alcanzar esa cima. Y los genios, esos sí que son genios, son los únicos que arribaron a la meta y nos miran desde arriba.

El resto tal vez sea chamullo o mérito barato. Aunque hay otras instancias que arriba el ser que son por supuesto meritorias y exhiben su carácter virtuoso.

Pero vuelvo al tema que nos convoca…

Demasiado tenemos con ocuparnos de nuestro comportamiento, como para responsabilizarnos de las decisiones o acciones de los demás.

No esperemos nada del otro. No esperemos nada de nadie. Subamos la cima de la sabiduría haciéndonos cargo de nuestros pasos.

Y si esbozo un atisbo de enojo, por algo será. Tendré mis razones y sus fundamentos para permitirme ponerme en guardia y propinar unos buenos puñetazos.

Si no me enojo más es porque no quiero agarrar este escrito y escurrirlo entre mis dedos haciéndolo un buen bollito. O bien buscar un fosforito, encenderlo y darle el destino que bien se merece.

Pero no voy a hablar de mí en relación a este tema. Aunque siento que voy escalando la montaña sin pausa para escindirme del otro. Y lo único que perturba, que sí debo mencionar porque me tienen realmente podrido, son estos mosquitos de mierda que se la agarraron conmigo.

.

4 comentarios:

  1. Que cosas raras que escribís. Me pregunto quién será "el otro". El mosquito tal vez?

    ResponderEliminar
  2. Esto es increíble!!!

    ResponderEliminar

Podés dejar tu comentario como usuario de Blogger, con tu nombre o en forma anónima. Seleccioná abajo.