miércoles, 27 de agosto de 2008

Campanas de Verdad


Es posible que uno conviva con cierto efecto ilusorio que lo convence de tener razón.

Las cosas son como somos capaces de verlas y explicarlas. Una suerte de entendimiento egoísta que nos lleva a comprender la verdad.

Es así…

Lo veo, lo analizo, lo entiendo, lo explico.

Pero otra persona puede tener una perspectiva diferente aunque participe de un proceso similar de construcción de verdad.

Lo ve, lo analiza, lo entiende, lo explica.

Todo, sin hablar aún de lo emocional y ajustándonos a una perspectiva puramente racional.

Esto me hace pensar en mi hipótesis sobre la verdad. No porque sea pintoresca, sino porque resulta oportuna.

- Dale Juan…

“La verdad es una bailarina que danza entre las dos campanas”.

Tolón… Tolán.

Tolón.

Tolán.




Leer Más...

viernes, 22 de agosto de 2008

Sonrisa por Convicción


Primero pensaba que era un perro verde. Pero después corroboré que los ojos estaban llenos de sangre.

Definitivamente no era un perro. No, no.

- ¿Entonces?

Era una persona que había dejado transformar su mirada. Resignó sus ojos hermosos por otros amenazantes.

Malos, dañinos.

Destructivos.

Mmmm…

Son las circunstancias las que llenan los ojos de sangre. A causa de las ideas que merodean primero y se instalan después.

A mí no me resulta extraño. Hace años que sospecho del poder del pensamiento.

Sé muy bien que puede construir la realidad. Y lo hace sin ponerse colorado.

Después de todo, el miedo, el amor, la valentía, o cualquier sensación que se precie de sentimiento, no es más que una cuestión ideológica que persuade a la subjetividad hasta seducirla…

La toma de la mano y se casa con ella.

Los ojos rojos son sólo un detalle que delatan la emoción. Y develan la intimidad de las ideas.

Yo prefiero la sonrisa por convicción.

:)




Leer Más...

miércoles, 20 de agosto de 2008

La Flor en el Pecho


A mí me parece. A mí...

Me parece que muchos se quieren hacer los especiales. El gran Pepe, el gran José, la gran Margarita.

No está mal. Avanzan con convicción para demostrar que son únicos e irrepetibles.

Hermosos, para sintetizar. Seres especiales, divinos.

¿Por qué lo hacen?

Porque no se han dado por vencidos.

Ahá…

Unos y otros quieren llevar una flor imaginaria en el pecho. Multicolor y mutante.

Insignia de lo particular, excepcional y glorioso.

Dispuestos a combatir contra la insignificancia del ser, persisten. Y está muy bien que lo hagan.

La ilusión de llevar una flor en el pecho multicolor y mutante debe ser reconfortante.

¿No?
.



Leer Más...

martes, 19 de agosto de 2008

Loquito


Me pregunto si uno pudiera actuar de loco al menos por un día. Desaparecer o encerrarse. Gatear por el centro de Pringles. Llevar una nariz de payaso o hablar con nuevas palabras.

Vestido de cuerpo pero desnudo de alma.

Espontáneo y festivo. Con sonrisa de payaso recorriendo la vida.

Cada tanto, un gritito.

A veces un par de saltos. Un baile glorioso y una vuelta de carnero. Después un violento cuerpo a tierra.

Bien loco. Loquito del todo.

Haciendo la danza del cielo despejado.

Con las manos en las orejas para no escuchar más nada. Mirando como un tigre o como un nenito.
.
Reclamando montar el caballito. Y exigiendo la sortija para dársela a los chiquitos.

Loco, loquito…
.



Leer Más...

martes, 5 de agosto de 2008

Pensamientos Constructivos


Me pasa que los pensamientos vienen y me invitan a nuevas realidades.

- Esperá, esperá…

Uno se entusiasma como un niño que le prometen calesita. Siente que el corazón avanza y le dan ganas de saltar sobre la cama.

El pensamiento le toca la cara, la nuca, la espalda…

Pero uno no puede gatear. No puede subirse a la calesita. Andar disfrazado de zorro. Encerrarse en la cortina del hotel.

- Ves, ves. Otra vez la señora mala onda de la razón que lo único que quiere es pinchar la pelota.

Puffffffffff.

.



Leer Más...

viernes, 1 de agosto de 2008

La Tristeza


La tristeza andaba merodeando. Me pareció percibirla hace un rato, pero solo advertí su aire de presencia. Tiempo después pareció tocarme la espalda. Entonces sí, me di vuelta y me abrazó.

Se aferró a mi persona con vocación. Me tomó todo el cuerpo hasta imprimirse en el alma.

Me sacudo para alejarla.

Vamos. Vamos…

No se va.





Leer Más...