miércoles, 28 de abril de 2010

La Madurez



Una persona madura cuando en verdad puede hacerse cargo de sí mismo. De lo que hace.

Bien dicho.

Se muestra a los demás como es en sus circunstancias visibles y aquellas que pueden caracterizarse por su opacidad.

No se desnuda, claro. Pero es quien es sin necesidad de simulacro.

Anda suelto y contento, simplemente siendo.

Atreviéndose.

El resto es una fachada de mentira que sostiene la inmadurez. Un carácter de precariedad del ser que en verdad no logra manifestarse.

Pienso que todo esto ocurre mientras uno crece. Un buen día se levanta. Se olvida de los ojos que lo miran. Deja de jugar por fin a las escondidas.

Y se atreve a ser quien es.
.



Leer Más...

martes, 27 de abril de 2010

Mundo Bloggers Lanzó la Inscripción!


Mundo Bloggers Buenos Aires - Lanzó la Inscripción!

Martes 4 de Mayo, en el Jardín Japonés.

Entrada sin costo. Cupo limitado.

No te pierdas este evento inolvidable.

Inscribite haciendo clic aquí
.
Blog Oficial del Evento: http://www.mundobloggers.com.ar/

Mundo Bloggers 2010
No vamos a cambiar el mundo.
Vamos a inventar un Mundo Nuevo.
.



Leer Más...

lunes, 26 de abril de 2010

Roca Blog Day


Se realizó una nueva edición del Roca Blog Day, el evento que convoca a los blogueros de la Patagonia.

Tuve la oportunidad de participar por medio de una videoconferencia. Agradezco a Mariano Vila, Fabio Ruiz y organizadores por la invitación para participar en este destacado evento.



Leer Más...

miércoles, 21 de abril de 2010

El Llanto



No pensé que iba a encontrarlo, pero estaba ahí, listo para protagonizar el encuentro.

Todo empezó cuando abrí la puerta y pasé. Era muy temprano a la mañana y saldría de la experiencia a última hora de la tarde, al anochecer.

Pronto estaba sentado en una ronda con un nutrido grupo de gente desconocida. El momento celebraba la palabra y era una instancia de presentación ante los demás. Así que persistí expectante, observándolo todo.

Percibí desde lejos un boca torcida hacia abajo, con una mirada de tristeza que parecía predisponerse a la emoción.

Extraño, pensé.

Los relatos comenzaron y fueron varios quienes insinuaron un llorisqueo incipiente que luego se transformó en llanto.

Los motivos eran lícitos y el llanto más que valedero. Era una expresión de la autenticidad del relato, una elocuencia del sentir más íntimo que permitía revelarse ante los ojos de los demás.

Los relatos se sucedían mientras me inquietaban, al mismo tiempo que me hacían sentir la dicha de la vida que me va tocando vivir.

Pensaba en los infortunios, en los golpes de la vida, en la carga que significa para muchos la pérdida inesperada que termina enfrentándolos con una realidad que les cae encima…

Yo pensaba, y los relatos se continuaban.

Fue entonces el turno de la persona que veía desde lejos, con la sonrisa vencida y los ojos humedecidos.

La joven tomó la palabra con convicción y presencia. Y al poco de andar, pareció trastabillarse en una emocionalidad que pugnaba por hacerse notar. Fueron un par de palabras más que iban cediendo hasta quebrar su voz y aparecer intermitente la congoja.

Fue ahí cuando la insinuación se transformó en llanto. Una expresión auténtica y efusiva de la tristeza, que nos dejó a todos con los ojos abiertos ante el acto desgarrado que había superado cualquier tristeza.

La joven se quebraba en su voluntad de continuar el relato y tropezaba una y otra vez con lágrimas que inundaban todo su rostro, entre palabras entrecortadas y un sonido de frustración e imposibilidad.

La tristeza lo protagonizaba todo y el silencio abrumador de la sala inmovilizó los cuerpos y centró la atención, mientras el sonido de la amargura se cortaba por bocanadas de aire que parecían ser las únicas capaces de atenuarlo.

Un llanto con todas las letras que echó por tierra los otros, que a esa altura se recordarían como atisbos de tristezas menores, en verdad insignificantes, aún cuando los motivos podían ser más importantes que este aterrador llanto.

El relato continuaba desde la dolencia más profunda, y llenaba de lágrimas el rostro de la joven que voluntariosa, persistía en dichos entrecortados que ascendían a una instancia de la manifestación del dolor nunca vista.

Mientras los compañeros de al lado de la muchacha tomaron cartas en el asunto. Apoyaban sus manos sobre su espalda para calmar la dolencia, pero cualquier intención era en vano ante aquel decidido y arrollador llanto.

Nunca vi a nadie desgarrarse así en un instante. Y aún, sin haber entendido los motivos que procuraban esbozarse, aquellos que fundamentaban la elocuencia de la tristeza, debo decir que eso, eso sí que era una consagración del llanto.

Sin dudarlo, persistí en silencio para observarlo todo.

Supe que ese sería el llanto más importante que vería en mi vida. Nunca jamás observaría algo así, era una certeza, lo sabía yo, al igual que cualquier persona que atestiguó la desdicha.

Pero no sospeché que al día siguiente habría un encuentro similar. De cuerpos sentados en rueda para tomar la palabra. Y no imaginé la nueva instancia de desempeño que, a su turno, sería capaz de alcanzar esta muchacha.

.




Leer Más...

lunes, 19 de abril de 2010

Respiro



Hace unos días que no escribo, y es como si me faltase aire.

Escribir es tomar una buena respiración y propinársela a la hoja para manchar los párrafos.

De manera que inhalo, y exhalo.

Palabra.

Tras palabra.

Uno se siente más vivo al recorrer los párrafos. Dejándose llevar por el laberinto de esta linealidad, que invita a avanzar palabras para entregarse al otro.

Que mira.

Expectante.

Sin decir nada.

Pero sabe que algo pasará, si sostiene la mirada y cede al silencio.

Mientras los párrafos progresan.

Y yo, respiro…

Respiro.

Uffffff.
.



Leer Más...

jueves, 8 de abril de 2010

La Jugada



Tomo la pelota, levanto la vista y me freno.

Observo el terreno de juego. Las contrariedades que puedo anticipar. Los riesgos que se perciben. El viento que aparece como un obstáculo.

¿Por qué hay tanto viento hoy? No entiendo.

Sostengo la pelota en el pie, mientras reflexiono hacia dónde ir. Cómo llevarla y hacer realidad el propósito de dejarla dentro del arco, que se vislumbra a lo lejos.

Tengo la certeza de que el balón entrará, dará en la red y levantaré los brazos. Para liberar en un grito la celebración.

Pienso, mientras veo la jugada.

Pero el aburrimiento viene a insinuarse, a recordarme que tengo que hacer la elección. Me exige que resuelva entre la reflexión y la acción.

Quiero un ratito más. Pero no, basta de patrañas. Me digo. Me impongo.

Entonces sí.

Tomo aire, miro fijo la pelota que persiste entre mis pies. Mientras advierto una vez más la distancia hasta el arco.

Una cortita con derecha.

Otra.

Corro, corro.
.



Leer Más...

miércoles, 7 de abril de 2010

Vocecitas


Hace un tiempo procuré apagar las vocecitas del silencio.

No sé por qué venían a mí, se instalaban y empezaban la fiesta.

Atento les abría la puerta, quedaba en silencio y me permitía escuchar.

Las vocecitas me hablaban de todo y de todos. Se encaprichaban con ciertos temas, se volvían reiterativas, insistentes…

En verdad las vocecitas eran molestas. No me dejaban tranquilo.

Pero hace un tiempo me di cuenta de la intrusión, que si bien no era compulsiva, se facilitaba vaya a saber uno por qué vocación íntima o interés extraño que reclama escuchar.

Ahora hace un tiempo que las vocecitas merodean. Se anuncian. Me dicen que aquí están.

Sé muy bien que me miran inquietas desde el silencio.

Porque hacen notar su presencia y sonríen para invitarme a jugar.
.



Leer Más...