jueves, 24 de diciembre de 2009

Las Palabras


Muchas veces siento que sobran las palabras. Me enojo y me convenzo que no sirven para nada.

Pero vengo al papel sigiloso, sumiso.

Me entrego con vocación de encontrarlas. Aún sabiendo que no sirven. No sirven para nada.

El juego es un desahogo del alma. Un decir que lo único que quiere es revelarse. Hacerse presente, mirar a los ojos.

Alzar la voz y entregarse.

- Acá estoy, me digo determinante.
- Acá, acá.

Las palabras deben revelarse de una vez por todas. Lanzarse al juego, pronunciarse.

Inhibidas sólo persisten reticentes.

Se agobian de silencios que luchan por manifestarse.

Pero no, no dicen nada.
.

2 comentarios:

  1. Yo creo que si no encontrás las palabras tendrías que inventarlas. xxjdhrfitn bfritjgn daf pifsrtua

    ResponderEliminar
  2. En realidad, creo que cierto enojo fue porque las palabras no pueden suplantar el abrazo. Gracias!

    ResponderEliminar

Podés dejar tu comentario como usuario de Blogger, con tu nombre o en forma anónima. Seleccioná abajo.