martes, 20 de diciembre de 2016

Problemas


Nada es mejor que liberarse de los problemas. Por eso no entiendo a la gente que consciente o inconscientemente se predispone siempre a generarlos. Es como si creyeran que en los problemas existe la vida, la intensidad. No sé. Ellos sabrán.

Si es que en algún momento se lo preguntaron.

Y si es que llegaron a alguna hipótesis que de alguna forma pudieron validar. O bien arribaron a ciertas explicaciones que les resultaron razonables, para dejarlos tranquilos y convencerlos de que las cosas son de tal o cual forma.

Porque uno anda así muchas veces por la vida, viviendo.

No queda otra.

Y al mismo tiempo algunos se preguntan ciertas cuestiones. Como esta, la de generar o no problemas. Y por qué se generan aquellos problemas que podían evitarse, pero emergen de repente y ahí están.

Delante de todos.

No sé ustedes pero yo soy de los que prefieren evitar problemas. Por eso creo que siempre estoy atento a no generarlos.

Si vienen por caprichos de la naturaleza o imprevisibilidades que uno no puede controlar. Bueno, que vengan. Ahí se verá cómo uno maniobra, saca pecho. Los enfrenta, para reacomodar el mundo en su lugar.

Porque en definitiva el problema viene siempre a desestabilizar. A complicar las cosas para descuajeringar el mundo.

Por eso creo en el compromiso de evitarlos. Para lo cual no hay nada mejor que facilitar las condiciones para que no emerjan.

Pero generarlos por vocación propia y determinación inquebrantable, ustedes me disculparán, pero en mi prejuiciosa opinión pienso que es una zoncera.

Un acto fallido de la torpeza humana.


2 comentarios:

  1. Cuanto más facil sería si todos fueramos concientes del rol activo que tenemos en la cración de los mismos... pero pocos pueden hacerce cargo, un gran recurso!

    ResponderEliminar

Podés dejar tu comentario como usuario de Blogger, con tu nombre o en forma anónima. Seleccioná abajo.