jueves, 29 de marzo de 2012

Comparación

Hace poco que observo la comparación. Nunca fue para mí un tema relevante.

Hasta que un día abrí los ojos. Miré a un lado, miré al otro.

Lo vi todo.

La gente se medía con su semejante. Observaba lo que hacía, lo que dejaba de hacer.

Se inmiscuía como podía en las decisiones del otro, para entenderlas primero. Considerarlas después. Ejecutarlas según las posibilidades.

Cómo podía ser que este juego extraño y perverso adquiera tal relevancia. Tenía la jerarquía de incidir en el accionar individual, definiendo decisiones y construyendo realidades.

Dejando así a merced del otro la propia vida, que se invalida por el capricho ajeno. Porque no son unos los que deciden, son los otros los que resuelven. Los que de alguna manera diseñan el camino y lo recorren primero. Para que luego el otro caiga en las huellas de sus pasos, por perturbaciones que movilizó la comparación.

Viajan todos. Se compran los mismos trajes o pulseras. Sonríen en las mismas fotos. Muestran similares medallas.

Hoy sospecho que la comparación atrapa a muchos. Los convierte primero en rehenes del otro. Luego en esclavos.

Quizás por inseguridad, desidia en la capacidad de discernimiento para la acción o falencias en las intenciones creativas.

Pero la medición primero considera y luego determina.

Devela quizás la vulnerabilidad de seres asustados e incompetentes para guiar sus vidas.


Escritos de la Vida - Juan Valentini     *Juan Valentini es autor de "Escritos de la Vida", disponible en papel y ebook. Es también autor del libro de superación personal El Campeón.

http://www.cuspide.com/9789871301652/El+Campeon/

1 comentario:

  1. Mario Alberto Leguizamónnoviembre 04, 2013 11:48 a.m.

    Es una mirada muy lúcida, un escrito extraordinario!

    ResponderEliminar

Podés dejar tu comentario como usuario de Blogger, con tu nombre o en forma anónima. Seleccioná abajo.