viernes, 19 de junio de 2009

Visita


Tocó timbre y pasó.

Por fin vino la alegría a visitarme.

Quietita ahí, quietita ahí.

2 comentarios:

  1. Muy bueno el blog Juan! y si...cuando la alegría viene a visitarnos hay que tratarla muy pero muy bien y hacerla sentir comoda.

    Un abrazo!

    Martín Noziglia

    ResponderEliminar
  2. Hola Martín!
    Si, yo la trato bárbaro. Le hago mimitos y todo lo que esté a mi alcance para que no se le ocurra irse.
    Por suerte permanece ahí, quietita.
    Un abrazo, Juan

    ResponderEliminar

Podés dejar tu comentario como usuario de Blogger, con tu nombre o en forma anónima. Seleccioná abajo.