martes, 3 de febrero de 2009

Parlanchines


- El cuerpo habla –me dijo mientras lo escuchaba con atención.

- Habla, Juan. Habla –insistió.

Sabía que lo escuchaba. Después de todo yo estaba para conversar. Con el propósito de intercambiar palabras para construir realidades.

Nada raro, lo de siempre.

Sentados frente a frente, hablamos…

Estaba compenetrado y se mostraba comprometido con la idea. Mis silencios permitían sostener sus palabras. Que articulaban frases razonables, que luego se convertían en párrafos interesantes y concluían en conceptos que se insinuaban efectivos.

Absolutos, diría, si estuviera efusivo. Pero estoy moderado últimamente. Así que los conceptos se insinuaban efectivos.

Ufa.

Los dos estábamos sentados en una oficina repleta de libros en algún lugar de Buenos Aires.

Primer mate muy rico. Segundo y tercero también.

Unos breves chistes contribuyeron a generar un agradable clima.

-Habla? –pensaba. Mientras seguíamos conversando.

Bajamos la escalera. Lo despedí con un abrazo y me fui escuchando mi cuerpo.

3 comentarios:

  1. Y se podrá saber próximamente qué es lo que te decía??...es broma-
    Me pareece interesante.
    Comparto que el cuerpo habla. Pero preferiría decir que "hablamos" con el cuerpo, porque eso somos no?, además de psiquis, espiritu-alma, somos nuestro cuerpo.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Sí, me decía que lo lleve al gimnasio. Y a veces nos poníamos de acuerdo. El tuyo, qué decía?
    Gracias por dejar tu comentario, hace más entretenido el blog. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. El mio me dice q estoy triste, entonces busco hacer cosas q me alegren, como salir a andar en bici, escuchar tangos, hablar con amigas.
    Estoy siguiendo el consejo de un amigo q me dijo si hacés lo q te pone alegre pronto tus pensamientos y emociones irán sin q te des cuenta en esa dirección.
    Hasta pronto!

    ResponderEliminar

Podés dejar tu comentario como usuario de Blogger, con tu nombre o en forma anónima. Seleccioná abajo.