domingo, 2 de marzo de 2008

Marzo


Pasa el verano y llega marzo.

Un mes que invita a empezar. A asumir un cambio de prepo con sumisión. Algo así como una imposición que se revela sin permitir objeciones.

Marzo se presenta, te mira y te dice:

Vamos, vamos. A arrancar.

Con cara de pocos amigos y los pies hacia adelante no alcanza para evadirse de su capricho.

- Vamos.

Marzo quiere poner las cosas en su lugar. Como quien anuncia que termina la fiesta se muestra determinante.

Marzo es depresión. Es desgano.

Una mala noticia que se empeña en manifestarse.


1 comentario:

  1. Si, es penoso marzo y sobretodo con este clima de lluvias permanentes y cielo nublado en Bs. As. Entretenido escrito, saludos

    ResponderEliminar

Podés dejar tu comentario como usuario de Blogger, con tu nombre o en forma anónima. Seleccioná abajo.