miércoles, 27 de junio de 2007

Ojos entintados

Hace bastante tiempo que una persona cercana reporta sus síntesis absolutas guiadas por sus principios.

Me escucha. Me escucha. Lo veo. Me ve. Lo escucho…

¿Cuánto se ganará con eso?

Al escurrir las circunstancias sólo pretende tener una respuesta definitiva a su interés. El valor está dado por la cantidad de monedas que puedan llegar a apilarse del resultado de las circunstancias.

Una pilita. Dos pilitas. Tres pilitas…

Correr solo detrás de la moneda lleva a construir mundos rentables. A la vez que desprecia construcciones de mundos guiados por otros valores.

La viabilidad económica define la acción e impulsa el entusiasmo para orquestar las realidades futuras.

Con la mirada enfocada en los bolsillos llenos aparecen las sonrisas primero, luego las carcajadas.

Se descorcha también un champán.

Pero fundamentalmente se construye un mundo.

Mi propuesta no es cambiar el enfoque. Es descubrirlo y evidenciarlo. Es señalar con el dedo la lógica de sus proyecciones.

Sólo para no mirar con los ojos entintados.

2 comentarios:

  1. Ricardo Santamaríajulio 07, 2007 5:36 p.m.

    Un hallazgo, interesante explicación de una situación bastante recurrente. Es bueno saber que hay quienes tienen sus ojos entintados!!

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno el escrito. Me lleva a pensar, cómo nuestros valores nos llevan realizar algunas acciones y a evitar otras. Si a partir de los valores de una persona podemos deducir sus mundos posibles, y también sus mundos imposibles, quizás también se puede hacer el camino inverso, y a partir del mundo de una persona podemos deducir sus valores (que no suelen ser explícitos)... cuánto más fácil sería relacionarnos con los demás si supiéramos lo que realmente los mueve a actuar.

    ResponderEliminar

Podés dejar tu comentario como usuario de Blogger, con tu nombre o en forma anónima. Seleccioná abajo.