sábado, 24 de agosto de 2013

Mandados

A mí nunca me gustó ser el chico de los mandados. Siempre me mantuve alerta y negado cada vez que me indicaba la realidad que debía asumir ese rol. Quizás fue mi espíritu de vagancia, la comodidad o haraganería. No lo sé, lo único cierto es mi declinación a asumirme como el chico que iba hacerse cargo del mandado.

Aunque por supuesto no podía desatenderme del tema. El mundo venía con mandados y yo no ostentaba mayores armas para rebelarme que mi convicción por rechazarlos.

Así que decía que no quería ir y procuraba mantenerme firme en mi posición. Pero escuchaba que esta vez me tocaba a mí, que ya había ido mi hermano la otra vez y la otra mi hermana, y que anteriormente había ido mi hermano también y mi otra hermana también fue.

Y así estaban las cosas que acreditaban irrevocablemente que era mi turno y debía asumir la función estoica de cruzar a lo de Marcelino, escuchar unos quince o veinte minutos las conversaciones chismosas que el almacenero sostenía con las viejas del barrio y volver a mi casa con la misión cumplida.

4 comentarios:

  1. I like the helpful info you supply in your articles.
    I'll bookmark your weblog and check once more right here
    frequently. I am reasonably sure I'll learn lots of new stuff right here!
    Good luck for the next!

    My website :: maternity photographer

    ResponderEliminar
  2. Es un placer leer tus escritos, Juan Manuel, tienen la magia de ser creativos, despertar la reflexión y rescatar la esencia de la vida. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Josefina por tu generoso comentario. Saludos!

    ResponderEliminar

Podés dejar tu comentario como usuario de Blogger, con tu nombre o en forma anónima. Seleccioná abajo.