miércoles, 17 de octubre de 2012

Muerto


He estado varios días muerto.

Hace tiempo que me di cuenta. Cómo sucedió? Fue un accidente? Hubo algún balazo?

Es difícil precisarlo, aunque podría suponerlo. Caería así en los intersticios de explicaciones más o menos convincentes. Miradas que reducen el mundo para dejarlo definido.

No hubo tiro.

Pienso.

Debería estar la sangre, o la cicatriz del balazo.

Nada de eso se ve.

Aunque, si lo hubo, debí haber renacido. Resucitado.

Sería así la prueba viviente de la existencia de la reencarnación. Pero adosarme semejante atribución me resulta inverosímil y excesivo.

Además, no sé bien por qué, pero también me resulta irrespetuosa.

De modo que ni hubo tiro ni reencarné.

Solo estuve muerto unos pocos días.

2 comentarios:

  1. Bueno yo a veces me pregunto si cuando dormimos no motrimos por un rato para irnos vaya a saber a que dimension no llevan los sueños. ero nuestros cuerpos siguien ahi inmoviles en la cama. Para el otro dia con la apertura de los ojos velven todos nuestros sentidos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Gustavo por compartir tu comentario. Saludos!

    ResponderEliminar

Podés dejar tu comentario como usuario de Blogger, con tu nombre o en forma anónima. Seleccioná abajo.